lunes, 21 de mayo de 2018

SEPARATISMO RADICAL




Según cuenta la historia, en la península ibérica desde hace siglos han sucedido muchos cambios étnicos empezando por la invasión de los romanos, los musulmanes, la reconquista, la inquisición… etc., etc. Todo unido pudo determinar la división de los feudos políticos que de alguna manera continuó hasta no hace demasiado tiempo. El resultado según mi entender, fue que entre unas cosas y otras, a España le resultó más difícil que a cualquier otro país superar la Edad Media.
Como consecuencia de lo anterior, sufrimos ahora el tema del separatismo catalán y vasco porque el gobierno de M. Rajoy, con su nefasta política, está contribuyendo a fomentar la desunión en ambas regiones. Aunque dicen lo contrario, los catalanes tienen lo que quieren, y los vascos están a la espera del resultado catalán para pasar al ataque con toda su artillería política dispuesta. A todo ello ayudan los partidos políticos mayoritarios que no quieren perder protagonismo y evitar enfrentamientos. Al final, ojalá me equivoque, entre todos y debido a su natural incompetencia, lograrán dividir el país porque ninguno tiene redaños para cortar de raíz los procesos nacionalistas. Y no solo los partidos políticos están a la altura de los acontecimientos, también, cómo no, la Iglesia Católica no quiere perder su privilegiada posición, y para que no les pille a “contra pie”, los obispos catalanes ya han solicitado al Vaticano la creación de una Conferencia Episcopal propia, independiente de la española. ¡¡Manda guevos!!
Por lo que sabemos, el separatismo en España está estimulado desde los mismos gobiernos regionales y por los partidos mayoritarios que además de pactar con los nacionalistas vascos y catalanes, les permitieron todo tipo de abusos, suministrándoles abundante cantidad de dinero y consintiendo el independentismo cultural, lingüístico y educativo, puesto que todas las comunidades con ideas separatistas se benefician de idioma propio, de un permisible adoctrinamiento desde las escuelas y de un conjunto de leyes que conducen sin prisa pero sin pausa hacia una interesada división de poderes.
Y hay más, los partidos políticos con interés partidista y pocos escrúpulos, fomentan y estimulan las diferencias económicas y la insolidaridad entre las regiones. Hasta en Andalucía, cuna del tipismo y la imagen española, está creciendo el fenómeno independentista detectado en algunas escuelas públicas politizadas, y lo mismo sucede en la comunidad Valenciana, Baleares y Galicia. Parece como si un Poder oculto hubiera trazado un maquiavélico plan para dividir el país. Pudiera ser que alguien desde algún lugar debe pensar que es más fácil dominar muchas regiones que una nación. Ese alguien deberá pensar que una España fragmentada tal vez sería más dócil y manejable. “Divide y vencerás”.
Soy de los que opinan que para evitar una posible ruptura de la nación hay una receta bien sencilla llamada “Democracia”. Cuando los ciudadanos se den cuenta que la democracia no es solo votar cada cierto tiempo, sino vigilar y controlar a los gobernantes para que no se desmadren, que tengamos unas instituciones limpias y una justicia sin injerencias políticas, seguiríamos avanzando hacia el verdadero progreso.
Alguien se preguntará, pero esto… ¿quién lo arregla? Pues yo diría que es obligación del pueblo español que al fin y a la postre es quien paga, el que vota, el que teme y quien calla. ¿Hasta cuándo? Me malicio que hasta que ejerzamos de una vez por todas de nuestro derecho a decidir por nosotros mismos sin interferencias políticas interesadas.
Eso amigos míos, es la auténtica Democracia.

Saludos, Miguel.


martes, 8 de mayo de 2018

DE LA CASTA POLÍTICA ESPAÑOLA




Los medios de comunicación derrochan tinta y palabrería sobre los mismos temas que por repetitivos llegan a resultar tediosos, y dejan a un lado cuestiones importantes para los ciudadanos, dando la impresión que se trata de una burda maniobra de distracción para mantener al personal entretenido y retire la vista de los recortes que nos preparan los nuevos Presupuestos Generales con la Sanidad, Educación y en el apaño eventual de las pensiones que están organizando.
Dice un refrán castellano que… “por sus hechos serán conocidos”. Parece que esta clase política adinerada y corrupta al servicio de las grandes fortunas, ha evolucionado promocionando ladrones diplomados, con un sinfín de titulaciones y másteres envueltos en papel de seda. Sin embargo, dicen las malas lenguas que algunos de esos títulos fueron obtenidos mediante métodos poco… reglados, a cambio de favores o amiguismo, que alteraron su actividad habitual para ingresar en la “alta política” como miembros de pleno derecho. Una vez  conseguido el puesto de mando, se dieron prisa en esquilmar las arcas municipales, los presupuestos de las Diputaciones; dilapidar los ahorros de los fondos autonómicos, del Tesoro Público, y vaciar sin pudor la hucha de las Pensiones. Pura alegoría de la clase política española, donde robar por robar debe estar en el gen político de nuestros gobernantes, que evidencian una casta política que no solo ha manchado las instituciones, también ha manipulado los entresijos de la casta universitaria para sacar provecho. Y para que resultara efectiva toda esta tramoya, fue tan necesaria como fundamental la colaboración de los partidos nacionales “demócratas”, y de las centrales sindicales mayoritarias siempre atentas para sacar la mayor tajada posible.
A veces me pregunto, ignorante de mí, si los votantes de buena fe de este partido en cuestión, que puede haberlos, ¿no sentirán rabia y vergüenza cada vez que escuchan tanta basura sobre los partidos que ellos eligieron? ¿Es que no piensan que parte del dinero que se llevan también es de ellos? Luego me contesto a mí mismo que seguramente el dinero perdido lo dan como bien empleado por la causa.
Creo que los militantes del partido al cual me refiero, que no estén afectados por la corrupción tendrán que hacer una profunda reflexión y tomar una seria determinación o los pocos votantes que les quedan terminarán de hacerlo por ellos, ya que aunque tarde, habrán comprendido que este partido puede estar contagiado por una sobredosis de corrupción y Poder, que nos da a entender que fue creado única y exclusivamente por y para la corrupción sistemática de las instituciones del Estado que entre otras cosas, está motivando una advertida desaparición a corto plazo del partido en cuestión.
Sinceramente confieso que me gustaría vivir lo bastante como para ver quien tiene los suficientes redaños para atreverse a desmantelar los privilegios de una casta política al servicio de unos parásitos que viven del trabajo ajeno, sin olvidar la vieja casta judicial y funcionarial, herederos de un franquismo trasnochado, que al parecer son el verdadero germen de la corrupción que campea a su antojo por el país.

Saludos, Miguel.


miércoles, 25 de abril de 2018

LA "PERICIA" DE RAJOY




                Todavía hay gente que piensa que M. Rajoy es una persona inteligente con un don especial para la política. Otros en cambio, creemos que esa opinión queda muy lejos de la realidad. Este señor siempre fue un comediante marrullero y embustero, incapaz de jugar limpio. La habilidad que mejor domina consiste en aburrir a sus rivales hasta llegar al hastío para, una vez conseguido, asestar el golpe de efecto deseado. A continuación, el personal de su séquito, sus palmeros y la prensa del movimiento, seguirán difundiendo que... "es un genio de la estrategia, el número uno de la táctica, un virtuoso de la espera; el líder más inteligente de todos los tiempos" , todo propaganda de subsistencia.
         Esto viene por lo siguiente: Muchos ciudadanos que vivimos los cincuenta años de terror de los asesinos de ETA, celebramos de alguna forma el comunicado de la banda terrorista, pidiendo perdón por sus crímenes. Pero esta información tiene trampa, al parecer, toda esta parafernalia forma parte de una burda maniobra orquestada por M. Rajoy y su comparsa para que el PNV le ayude a ratificar los Presupuestos Generales del Estado. Un supuesto, intolerable, torpe y presuntuoso paripé de comunicado, de otra puesta de escena; una simple acción de propaganda para ocultar la verdad, un  descarado “chantaje” orquestado por un gobierno cobarde y corrupto en horas bajas. Y por si no teníamos suficiente, a este mensaje etarra se le ha unido, como quien se ve arrastrado por la fuerza de la corriente, los obispos vascos. Unos descarados representantes de la Iglesia Católica que tienen el cinismo de reaccionar demasiado tarde y a remolque de las circunstancias, pidiendo indulgencia por su actuación en la defensa y protección de los etarras.
Quien de esto entiende más que yo, asegura que en el compromiso que han pactado ambos partidos políticos se recoge, entre otros importantes asuntos, el acercamiento de los presos de ETA al país Vasco, junto con otras trasferencias añoradas por los nacionalistas como la cesión de la Seguridad Social. Y como viene siendo habitual, la verdad de este asunto no saldrá publicada en ningún medio, aunque esté en boca de todos, incluso será desmentida rotundamente por los partidos implicados. El resultado final de estos tratos partidistas encubiertos puede ser que los paguemos a un precio muy alto, como aquellos que hubo con los nacionalistas catalanes. De aquellos pactos recogemos ahora sus consecuencias.
Posiblemente estos acontecimientos no se harán realidad hoy ni  mañana tampoco, fiel al estilo genovés, será cuando nadie se acuerde del asunto y no puedan relacionar los Presupuestos Generales con la política penitenciaria antiterrorista. Conociendo el método por el que se rige “la persona de la cual hablamos”, posiblemente se atreverá a hacerlo público cuando el personal esté de vacaciones, con alevosía y nocturnidad.
Rajoy vuelve a demostrar sin vergüenza ni tapujos su falta de moral cuando miente a los españoles haciéndonos creer que “el desarme de ETA no conlleva ninguna contrapartida”, manifestando así su absoluta carencia de honestidad, sin inquietarle la acción de traicionar a las víctimas del terrorismo ni a los pocos votantes que le quedan.
Conclusión: No se puede tolerar que el señor M. Rajoy mercadee con los partidos nacionalistas y en su propio beneficio, sin tener en cuenta la opinión de los españoles.

         Saludos, Miguel.

domingo, 8 de abril de 2018

MÁSTER Y DIMISIONES



A estas alturas son pocos los que dudan de la bajeza moral de nuestros políticos. Con razón podemos encontrar personas que pueden opinar que solo un pueblo ignorante en temas políticos podría mantener unos partidos falsos y corruptos al frente de las instituciones públicas que administran el país.
No les importa que sus nombres sean manchados, desacreditados, ultrajados, o que los acusen de falsedad documental, mientras sigan sentados en sus poltronas. Aquí no dimite nadie, ni un rector por plagiar, ni un cura por abusar, ni un político por robar, ni la Cifuentes por mentir con el Máster que según parece le regaló una universidad pública que depende económicamente de la Comunidad de Madrid que ella preside, y que regala titulaciones académicas a sus benefactores. En el perfil de los políticos españoles no encaja la palabra “dimisión”. Esto sucede porque los votantes por regla general somos demasiado… indulgentes, y ellos lo saben. Sin embargo, lo que peor ha sentado a la opinión pública ha sido la hipocresía vanidosa de esta señora donde se refleja un sistema educativo corrupto.
 Lo cierto es que entre todos los implicados han convertido esta universidad en el estercolero académico del Pp. porque ahora nos preguntamos… ¿Cuántos títulos habrán regalado o vendido a sus amigos mientras cientos de estudiantes se queman para conseguirlos? Suponíamos que la Universidad Rey Juan Carlos era una de las más importantes de España, sin embargo, a poco que se investigue, parece que no es un ejemplo de buena gestión económica. Un informe de la Cámara de Cuentas a la he tenido acceso revela gran cantidad de “irregularidades” contables, como sobresueldos, gastos sin justificar, jubilaciones anticipadas sobrevaloradas, etc. etc. Estos actos ponen en duda el nivel de transparencia que existe en algunas universidades públicas españolas.
Yo ignoro si estas cosas ocurren en otros países, pero aquí en nuestra España puede pasar cualquier cosa sin generar consecuencias. Esto digo porque aquí y con dinero, se puede comprar o vender de todo de forma ilegal; desde un carnet de conducir a una licenciatura. Recuerdo que por el año 2.011, la policía detuvo cerca de un millar de personas en Málaga que habían comprado títulos y acreditaciones universitarias falsas, tales como títulos de Enfermería, Arquitectura Técnica o Ingeniería Industrial,  entre otros.
De todas formas es cierto que a nuestros políticos les encanta presumir de titulaciones académicas. Como ejemplo recordemos a Moreno Bonilla, incombustible candidato del Pp. a la presidencia andaluza que también engordó su currículo mientras pudo, y ahí sigue. Tomás Burgos, que fue secretario de Estado de la SS también con el Pp., decía ser Licenciado en Medicina, cuando no pasó de una elemental formación universitaria de medicina. Elena Valenciano, vicesecretaria General del Psoe, que se adjudicaba la posesión de estar Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas, al perecer no acabó ninguna de las dos carreras. Pero lo más llamativo es el caso del señor M. Rajoy. Comprendo que a veces la gente es muy rebuscada, ¡¡mira que relacionar la meteórica carrera de los hijos del juez Rajoy Sobredo, con el caso de la desaparición de más de 4.000 toneladas del aceite de oliva almacenadas en Redondela!! ¿Acaso tendría algo que ver con una hipotética devolución del favor a cambio de la indulgencia con que sentenció el caso? O… ¿quizás por entonces los cuatro hijos del magistrado fueron superdotados?
Para terminar, una reflexión: Pienso que alguien debería medir el grado de contaminación en la Puerta del Sol. Algo serio puede suceder con los dirigentes madrileños que han ocupado las instalaciones oficiales de esa zona, ya que de un tiempo a esta parte suceden situaciones “anormales” con sus residentes. Gallardón, Aguirre, González y Cifuentes, investigados por un continuo sainete de robos y fraudes con los impuestos de los madrileños, dominaron plaza en el lugar.

Saludos, Miguel.

viernes, 16 de marzo de 2018

LA APATÍA DEL PP.




Los inútiles comparsas de Rajoy pretenden hacernos creer que el Estado no dispone de fondos para subir las pensiones a los jubilados. Esto dicen precisamente quienes viven cómodamente a costa de los contribuyentes, después de haber saqueado la hucha de las pensiones con la finalidad de arrastrar a los pensionistas hacia sus aliados banqueros que son quienes realmente disfrutan los millones de nuestros impuestos que han sido utilizados para pagar su “rescate”, subvencionar empresas de colaboradores afines o para “salvar” autopistas. Naturalmente que no hay dinero para las pensiones, no puede haberlo porque parte de él se la están llevando los buitres carroñeros que se apoltronan como “consejeros” en las administraciones de esos mismos bancos o en las empresas rescatadas, y otra porque las grandes fortunas no contribuyen como corresponde al fisco.
Pienso que el gobierno del PP. disfruta de una total apatía social. Esta condición hace que no les importe lo más mínimo lo que les suceda a sus ciudadanos, puesto que desde que empezó la crisis, la banca no ha tributado ni un solo euro de sus beneficios, pese que en los últimos diez años han podido ganar más de 85.000 millones de euros, y sus directivos se han repartido algo más de 77 millones por sus “servicios”, solo en el año 2.017.
Es indignante que en un país supuestamente democrático y europeo, sus ciudadanos tengamos que salir a la calle para defender un sistema de pensiones ejemplar, que los partidos protegidos por un régimen capitalista intolerante, con la colaboración del partido socialista y los sindicatos mayoritarios, quieren hacer desaparecer. Es un trato humillante dirigido hacia los ciudadanos más necesitados, estimulado por el fascismo español, heredero político de la dictadura franquista, y un socialismo que tolera o promueve pactos de protección y de silencio. Tampoco se espera gran cosa de Podemos ni de su aliado IU, que aceptó obediencia a la monarquía y la impunidad impuesta por la dictadura. Como nada se puede esperar de Ciudadanos, la nueva “derecha” creada, según dicen por Aznar, que se alía con el Pp. para frenar cualquier iniciativa relacionada contra los intereses partidistas o personales y de sus mecenas.
Analizando las circunstancias actuales por las que atraviesa el país, nos da la sensación que estamos cayendo por un pozo sin fondo y sin agua, con unos partidos políticos acosados por la justicia, un gobierno insensible y en horas bajas, incapaz de encontrar soluciones para instaurar la descompuesta unidad territorial del país, y enfrentado con los partidos políticos nacionales, con los ciudadanos indignados protestando en la calle. Con este amasijo de despropósitos, no es de extrañar que España esté cayendo por un precipicio donde no se divisa el fondo y nadie hace nada para evitarlo, además ocurre que la mayoría de españoles aún no se han enterado.
Visto lo visto, opino que no hay nada peor que dar atribuciones a un bobo motivado.

Saludos, Miguel.

martes, 6 de febrero de 2018

EL OCASO DEL PP.



Hace algún tiempo que estamos siendo testigos de un autentico “golpe de Estado” constitucional, dado por quienes utilizan el Poder para alterar su origen democrático en contra del pueblo, reforzado por la oligarquía mafiosa dominante. Algo parecido a un “golpe de Estado militar”, pero mucho más barato y eficaz.
No sé cómo lo verán ustedes, pero a mí no me causa ningún placer ver la decadencia de la democracia española destruida por unos gobernantes inútiles pero con Poder, que deben pensar que el dinero público es única y exclusivamente para ellos.
Este es un país de perdedores que, arrasado por sus propios gobernantes, delata un fiel reflejo del lógico fracaso de una sociedad sometida y derrotada, incapaz de reaccionar y encararse de una vez ante esta casta de dirigentes políticos corruptos. Repito; un fracaso, una triste derrota moral sin paliativos.
Como no puede ser de otra forma, todo esto se lo debemos a los partidos políticos que se turnaron en dirigir el gobierno “democrático” de España. Me refiero al Psoe, y Pp. El primero aún anda perdido tratando de ocupar el sitio que antes disfrutó y no consigue la clave para encontrar el camino de regreso. El otro no está perdido, pero está perdiendo clientela debido, entre otras cosas, a la manifiesta inactividad de su guía espiritual; por su interminable búsqueda de “la revancha histérica”, por sus intentos de acabar con la nación y la unidad familiar… creo que nunca hubo un gobernante con más méritos para perder votos que el figurín de Rajoy y su séquito de palmeros, que están haciendo todo lo posible para dividir la “derecha de toda la vida”. Entre él y los suyos han logrado méritos más que suficientes para amilanar a sus votantes. Según parece, cada día son más los ciudadanos que consideran que el Pp. ha dejado de ser una opción política medianamente decente y aceptable. ¿Cómo van a votar partidos corruptos habiendo otras opciones políticas? De seguir este declive, el Pp. terminará convertido en un partido residual que, como en Cataluña, puede llegar a desaparecer como tal, ya que corren fundados rumores de la existencia de crecientes fugas de concejales y otros cargos políticos de sus filas que se está extendiendo por todo el territorio nacional, hacia el partido fundado por Aznar. Como ya es sabido… cuando el barco se hunde los primeros en abandonarlo son las ratas.
Pese a todo, sabiendo la capacidad de recuperación de los dirigentes genoveses, y conociendo la catadura moral de sus componentes, aunque el partido esté totalmente desprestigiado por la corrupción, y sus políticas económicas y sociales sean antipopulares, el poder financiero que maneja los hilos a través de los deshonestos medios de comunicación a su servicio y sus manipuladas “encuestas imparciales”, irán conduciendo al personal solapadamente hacia las urnas donde deben introducir el voto, y tal vez puedan resurgir entre sus propias cenizas.
Conclusión: Para sanear el país de una vez por todas, hay que mandar a todos los políticos corruptos al ostracismo.


Saludos, Miguel.

martes, 16 de enero de 2018

CRISIS A LA CATALANA




Cuando la política alcanza altos niveles de intolerancia, se convierte en “politiqueo”, una especie de enredo que supera con creces las aviesas disputas de una junta de vecinos mal avenidos. Sin ánimo de incordiar, algo parecido sucede en esa parte del país llamado Cataluña, que por mucho que quieran decir, nunca fue una nación, ni nunca tuvieron políticos capaces de liderar un movimiento nacionalista medianamente competente. Tuvieron lo mismo que los demás ciudadanos españoles: unos políticos adoctrinados, corruptos, resentidos y con ansias de revancha.
Por esos lares sucede lo mismo que en el resto de España, lo que sucede es que unos se defienden con todo tipo de argumentos, y otros no sabemos hacer valer nuestros derechos. Todo viene, como no puede ser de otra forma, por una política mal orientada y peor gestionada por unos políticos ineptos. Si fuese realidad el conocido slogan de que “España va bien”, y disfrutásemos de una infraestructura industrial floreciente, alta tecnología, un sistema de ocupación digno, con un reconocimiento mundial del estado español más allá de los catálogos de turismo, con una verdadera atención social, si el gobierno hiciera su trabajo como corresponde, España no sería lo que hoy es: una sociedad mediocre y sin futuro. Si los políticos que nos gobiernan se preocuparan por los ciudadanos lo mismo que por su interés particular y partidista, seguramente no estaríamos hablando de independentismo, y la mayoría de los catalanes, como el resto de españoles, celebraríamos contentos y orgullosos la grandeza de este país. Por desgracia no es así. El paro, la emigración, la falta de motivación de nuestros jóvenes, la indignación por una justicia manipulada, por la contaminación de las instituciones…  unidos a la política del gobierno de Rajoy que va dirigida exclusivamente en beneficio del capital sin que le importe lo que pueda suceder a sus ciudadanos, no es de extrañar que una gran mayoría de catalanes quieran probar suerte con otro sistema de reparto económico, social y democrático.
Pero sucede que el asunto es mucho más complicado de lo que pueda parecer a simple vista, puesto que ahora con todo el gallinero separatista revuelto, todos los partidos pretenden dialogar para pactar la reforma de una Constitución presumiblemente obsoleta, y no cuentan con el freno del partido que ha generado este caos, que además limita sin argumentos cualquier forma de disculpa más o menos honrosa, dando la impresión de no estar al tanto de que el independentismo catalán no dispone de marcha atrás; es como una bola de nieve, cada vuelta que da crece más. ¿Acaso alguien puede creer, aparte de Rajoy y sus secuaces, que con la aplicación del artículo 155 se reducirá el independentismo?
Presumo que estamos en el primer capítulo de un enfrentamiento del que solo uno saldrá vencedor, y que posiblemente será aquel que logre aumentar sus seguidores en las próximas elecciones autonómicas, que según están las cosas, no tardarán en repetirse por enésima vez.
Para terminar recordaré que la Constitución española es la base de nuestro sistema democrático y que mantiene nuestro estado de derecho, que fue aprobada por la mayoría de españoles, incluyendo los catalanes, y como todas las constituciones de los países occidentales, de ninguna forma contempla la separación de una parte de su territorio, por lo tanto cualquier gobierno, sea del color que sea, tiene la obligación de aplicar todas las medidas que nuestras leyes contemplan, para evitarlo.
Veremos en qué termina el asunto… si acaso termina.

Saludos, Miguel.